Ir arriba

Gran proyección en Pasajes Filmadrid: ELDORADO XXI, de Salomé Lamas (2016)

La sesión de noviembre de Pasajes Filmadrid (nuestro espacio mensual en el Cine Estudio del Círculo de Bellas Artes) estuvo dedicada a una de las películas más fascinantes del año, ELDORADO XXI, de la cineasta portuguesa Salomé Lamas. Ella estuvo con nosotros y dio uno de los coloquios más interesantes y lúcidos que hemos presenciado. Las amigas de Women on Movies asistieron al estreno en Madrid de ELDORADO XXI y escribieron una amplia crónica sobre el evento. Recogemos aquí unos párrafos.

Eldorado XXI no podría tener un título más apropiado: miles de personas persiguen el sueño inalcanzable de conseguir oro en la explotación minera de La Rinconada, ciudad ubicada en los andes peruanos. Pero cuando llegan allí la realidad es muy distinta. “No es oro todo lo que reluce“, se escucha la voz de una minera en el documental.

La Rinconada es considerada una de las ciudades más altas del mundo, por encontrarse a más de 5.400 metros sobre el nivel del mar. Sus habitantes deben soportar temperaturas de hasta 20 grados bajo cero durante la noche y las condiciones de vida y laborales distan mucho de ser las deseadas. Salomé Lamas cuenta cómo ha sido la experiencia de rodar en un lugar así, y cómo de cruda es la situación laboral y social que allí se vive.

30491668413_2cc8552be9_o

Sus motivaciones para realizar Eldorado XXI, cuenta, no eran ni Perú ni la minería. Lo que de verdad le interesa es “la adrenalina de buscar los límites”. Cuenta que, para realizar todas sus obras, comienza buscando personas o lugares marginales, marginales porque “son figuras difíciles de contextualizar al estar siempre en permanente cambio”.

En un principio la película se iba a articular en dos partes. La propia directora ya tenía en mente qué quería incluir en cada una de ellas; pero cuando se lo comentó a su productor, las palabras de este rechazaron la idea desde un principio: “vete a casa y te lo piensas”. Así, Salomé tuvo que rearticular sus ideas para realizar una sola película o, concretamente, una película-documental.

Si tiene esta afinidad por lo híbrido, cuenta que es porque “el cine no cambia nada, y en un documental hay que tener una gran responsabilidad”, por lo que buscaba la mezcla entre ambos. Ella no tenía pensado cambiar las cosas en La Rinconada -“¿quién soy yo para cambiar las cosas?”-, pero sí quería tener un diálogo con el espectador y mostrar una realidad diferente a la habitual, una que muchas personas no quieren ver. Ella misma dice que su obra es una paraficción, apoderándose de esta palabra proveniente de la literatura. Si le interesan los límites de la ficción es porque, en sus propias palabras: “La sociedad en que vivimos no quiere ponerle un espejo a la realidad”.

Como mujer cineasta, cuenta que no cree que haya discriminación laboral y que huye de todas estas diferenciaciones que se hacen. “Nunca envío mis obras a los festivales de mujeres, es algo que rechazo”. Pero un poco más adelante se sincera y comenta que probablemente sea verdad que los hombres tienen más oportunidades, pero que “cuando un trabajo mío es rechazado, pienso que es porque no era suficientemente bueno”, y no por su condición de mujer.

La joven cineasta Salomé Lamas acudió a Madrid en el curso de su gira por España -antes de esta visita presentó su obra en el Festival de Sevilla-. Además, Pasajes Filmadrid, organizador de las jornadas en el Círculo de Bellas Artes, acoge obras por primera vez presentadas en Madrid, acompañadas de sus autores, convirtiéndolo en una experiencia más rica.

Marina Galán Benito

Compártelo en...Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on Pinterest
,