Ir arriba

FOCO TONINO DE BERNARDI

TONINO DE BERNARDI: La tenacidad del mito

Para Tonino De Bernardi, el cine nunca ha significado tanto un oficio como una forma de vida. Acercarse a su figura supone volver la mirada hacia una Historia del Cine alternativa, casi siempre ignorada, en la que los condicionantes industriales apenas hacen mella en creadores que reniegan de ataduras o convenciones, aun a costa de invisibilizarse o de ser menospreciados. El cine de Tonino, su trayectoria y los múltiples intereses que la animan bien merecerían un acercamiento en profundidad que, por el momento, solo se ha dado, y con limitaciones, en Italia, su país natal. En el marco de su primera retrospectiva en España, queremos hacer justicia a uno de los nombres fundamentales del cine experimental y de autor.

Empecemos recordando una de las más fuertes explosiones de creatividad surgidas en Europa, la escena underground italiana de mediados de los sesenta, de la que Tonino formó parte junto a artistas como Anna Lajolo, Guido Lombardi, Pia Epremian, Adamo Vergine o Massimo Bacigalupo –reunidos en torno a la Cooperativa Cinema Indipendente, fundada en 1967, y con sede en Roma–, sin contar con otros como Gianfranco Baruchello, Alberto Grifi, Romano Scavolini, Paolo Gioli, Franco Brocani o Mario Schifano. Todos buscaron nuevos caminos para el cine, influidos por el underground estadounidense y las innovaciones italianas del arte povera o del Gruppo 63. De esta efímera ola, explícitamente alejada de convenciones narrativas, estéticas y comerciales, De Bernardi acabó por convertirse en involuntario adalid y superviviente: el pope de la vanguardia Jonas Mekas le situó entre los divinos elegidos en su Antimanifiesto del centenario del cine, prestigiosos cineastas como Pedro Costa o Teresa Villaverde le citan entre sus grandes influencias, los festivales de Rotterdam y Turín le reservan siempre un espacio en su programación, intérpretes míticos como Lou Castel, Isabelle Huppert o Maria de Medeiros no dudan en trabajar a sus órdenes.

Rosatigre 2

Pero, ¿quién es Tonino De Bernardi, qué tipo de películas realiza? Piamontés nacido en 1937 en Chivasso, provincia de Turín, profesor de secundaria en un instituto rural hasta los años noventa, Tonino había accedido al cine después de interesarse por la música contemporánea –se doctoró con una tesis sobre Igor Stravinsky– y de frecuentar los ambientes artísticos turineses. En los agitados sesenta nace su preferencia por lo fílmico, que cultivará como una parte más de su vida, sin buscar la profesionalización –al menos durante veinte años. Respecto a la actitud de Tonino como cineasta y su ritmo de trabajo, podemos hablar, retomando la expresión del crítico Adriano Aprà, de “una necesidad de cine”. A lo largo de ya cinco décadas de actividad, la imparable carrera debernardiana ha atravesado todos los posibles contextos y formatos: desde el underground hasta largometrajes comerciales, desde el 8 mm al digital, pasando por el U-Matic, el 35 mm o el DV. Esta urgencia por filmar comporta el desarrollo de un estilo abiertamente anti-académico, donde la intuición y la espontaneidad prevalecen sobre la técnica. Muchas de sus películas reniegan de lo que se suele entender por “acabado profesional”, lo cual no implica que no logren una desarmante belleza estética. En cualquier caso, el amateurismo que un espectador despistado pueda advertir en la obra de Tonino se debe no solo a un programático rechazo, desde presupuestos de vanguardia, de lo convencionalmente aceptado como “cinematográficamente bien hecho”, sino a toda una actitud vital convertida en filosofía creativa.

La favolosa storia

Nuestro cineasta pretende con su trabajo abrirse al mundo circundante, que este empape y pueble el tejido fílmico. Ya en sus primeras películas –una de las cuales, el cortometraje a doble pantalla Il mostro verde (1967), fue realizada en colaboración con el pintor Paolo Menzio– De Bernardi buscó una forma de comunión con los ambientes y personas de su entorno inmediato mediante la paradójica evocación de universos fantásticos u oníricos. Títulos como La favolosa storia (1967-68) o Dei (1968-69), rodados en 8 mm y hoy considerados puntales del cine de vanguardia italiano, proponen un torrencial acercamiento a una serie de cuerpos y rostros –los de los amigos y familiares del director– filmados en largos y agitados primeros planos o travellings, sin hilo narrativo alguno. El registro y seguimiento obsesivo de los actores, profusamente disfrazados o maquillados, y en ocasiones del paisaje que los rodea, remite a una visión trascendental sobre lo filmado. La cámara fija una realidad, pero no se limita a contemplarla pasivamente; participa en ella, la busca y la estimula. Tan importante como lo filmado es la forma de filmarlo. De Bernardi anima a sus actores a mirar directamente al objetivo y a posar ante la cámara con total libertad –o en actitudes mínimas y enigmáticas–, por lo que esta se ajusta a sus gestos, movimientos y ademanes, entabla con ellos una suerte de coreografía. La interacción entre fílmico y profílmico, realidad y representación, la correspondencia de miradas entre dispositivo, actores y espectadores, ocupan un lugar preeminente en la poética de Tonino. La apasionada inmersión en la realidad filmada se completa con intensivos trabajos de montaje, donde imágenes y sonidos se combinan en tupidas amalgamas que aumentan la complejidad de lo observado al tiempo que lo cargan de referencias artísticas. Esta exploración de lo humano y lo natural se salda con filmes que desafían las duraciones estándar: Dei, compendio y mosaico de personas que posan alegres, impasibles o enigmáticas ante el objetivo, sobrepasa las dos horas; la experimental Donne (1980-82) alcanza las 12 horas.

En esta primera etapa se manifiestan varias constantes del cine debernardiano: el diálogo con otras artes, preferentemente música y pintura; la predilección por personajes no convencionales, marginales u oprimidos; y, sobre todo, la alusión, tanto visual como narrativa, a la Antigüedad clásica. Esto último refuerza las aspiraciones de trascendencia antes citadas. Las reminiscencias de mitos intemporales desplazan lo que vemos de una realidad inmediata a un universo esencial. No es casualidad que en varias ocasiones Tonino haya recurrido a la adaptación de clásicos griegos como la Electra de Sófocles o la Medea de Eurípides. Es precisamente con la primera con la que la carrera del director experimenta un notable giro.

ELETTRA 2

Elettra (1987), financiada por la RAI TV, supuso la primera incursión del piamontés en el cine narrativo y en circuitos más normalizados. Para la ocasión, escogió las campiñas y los habitantes de Casalborgone, la localidad donde vive desde hace años, como escenario del texto de Sófocles, que es recitado por lugareños que no abandonan sus actividades cotidianas. La sinergia entre el ambiente campesino, retratado con
profunda empatía y equilibrio formal, y la tragedia clásica que ejerce como telón narrativo crea una fascinante aproximación a un mundo a punto de desaparecer, al que la película brinda un hondo homenaje. La buena recepción crítica del film y del siguiente Viaggio a Sodoma (1988) permiten a De Bernardi acceder a presupuestos más holgados. En 1994 rueda Piccoli orrori, su primer largo en 35 mm, y cinco años después compite con Appasionate (1999) en la Mostra de Venecia. Sus nuevas producciones enrolan, junto a personas del entorno familiar –es constante la presencia de la hija, Giulietta, a lo largo de casi toda su filmografía–, a figuras renombradas como Anna Bonaiuto o Iaia Forte, y descubren nuevos talentos como Filippo Timi, que protagonizará el film de culto Rosatigre (2000) y su continuación Farelavita (2001). Asistimos, por tanto, a una suerte de consagración –aunque ni siquiera en Italia el cine de Tonino suele distribuirse ampliamente. No obstante la (relativa) visibilidad de la obra y personalidad de Tonino a partir de los años noventa, esto no ha supuesto la adopción de modos narrativos hegemónicos. El rechazo al relato de su época underground da paso a un cine “de argumento”, pero nunca “de trama”: las historias se multiplican y bifurcan, transitan los límites entre lo representado y lo vivido, lo real y lo imaginario, se entrecruzan y dialogan con las circunstancias de los escenarios y del propio equipo de rodaje. La cámara, como en pasadas décadas, persigue con insistencia a los personajes en vagabundeos cuyo propósito solemos desconocer. Los tiempos muertos se estiran, las estructuras narrativas tienden a abrirse y a asociarse a través de un montaje desconcertante y libérrimo; no importan tanto las conclusiones o la finalidad de muchas de las acciones que contemplamos como el propio acto de contemplar y los conflictos eternos que emanan de narraciones casi siempre esbozadas, nunca acabadas.

Durante esta etapa, en la que títulos muy diversos se suceden a un ritmo estajanovista, el cineasta explora y se sumerge en nuevos contextos, como la Nápoles popular cuyas músicas y celebraciones vertebran Appassionate y ambientan parte de las vivencias de los protagonistas de Rosatigre, las metrópolis brasileñas por las que deambulan los personajes de la singular Marlene de Sousa (2004) o el París contemporáneo en Medée Miracle (2007). Por otro lado, y a pesar de todas estas estrategias expansivas, seguimos detectando afinidades que unen los heterogéneos trabajos del director. Así, permanece la mirada empática hacia personajes fuera de la norma, en los bordes de lo marginal. La prostitución, como epítome de lo anterior, constituye una temática recurrente, visible en el díptico Rosatigre y Farelavita, en Marlene de Sousa o en la película de expresivo título Jour et nuit. Delle donne e degli uomini perduti (2014). Pero es la fijación con el universo femenino lo que distingue buena parte de la producción de Tonino. A lo largo de su filmografía, encontramos retratos complejos, desprejuiciados y llenos de matices de la condición femenina en distintos ámbitos y tiempos; las heroínas de Elettra, Appassionate, Medée Miracle, Lei (2002) o Serva e padrona (2003), filmes estos últimos a caballo entre el documental y el ensayo ficcional, dan fe del interés del piamontés por figuras de mujeres fuertes e independientes; la inclusión de elementos metaficcionales testimonia, además, la entregada labor de actrices que saben compenetrarse a la perfección con los métodos de filmación debernardianos.

Ifigenia in Aulide

La tensión entre artificio narrativo y mirada documental continúa patente en los más recientes filmes del cineasta piamontés. Así, Ifigenia in Aulide (2018), su último largometraje, cuyo estreno tuvo lugar en el festival de Rotterdam, contrapone la lectura de la tragedia de Eurípides por parte de los habitantes de la zona costera de Amarynthos (Grecia) con su modesta cotidianidad y con las imágenes de los refugiados que, tras atravesar el Mediterráneo, recalan en las islas griegas y los puertos italianos. Nuevamente la mirada a los desfavorecidos, a las vidas marginales, se enriquece y transfigura mediante la observación paciente y apasionada, que busca descubrir la raíz fundamental, el orden inextricable que late bajo las apariencias. Mito e historia, realidad y poesía, pasado y presente, inmutabilidad y devenir, concurren inseparables en el cine de Tonino De Bernardi. Un cine concebido como participación emocionada en el mundo, elaborado desde la humildad, el entusiasmo y la libertad absolutas. Algunas de las películas que veremos en este foco finalizan con la dedicatoria “a las amigas y a los amigos”: probablemente la obra de este poeta adicto a filmar se entienda mejor desde la familiaridad y cercanía que establece con sus colaboradores y con su entorno, pero también con el público, al que invita a compartir su generosa visión de la existencia –y del cine como celebración de la misma. GABRIEL DOMÈNECH.

Appasionate Imagen

Appasionate

Tonino de Bernardi

De la extensa filmografía de Tonino De Bernardi, Appassionate supone, sin duda, su mayor esfuerzo de producción; también el título que más se acerca –aunque solo en apariencia– a un género reconocible: el musical. Sin embargo, la película no se…

Italia, 1999, 95min.

Estreno en españa

Rosatigre Imagen

Rosatigre

Tonino de Bernardi

La película sigue las andanzas del travesti Antonello, joven emigrado a Turín que ejerce la prostitución durante la noche con el nombre de Rosatigre. Enamorado de su amigo Sasà, le sigue hasta la ciudad natal de ambos, Nápoles, acompañado de…

Italia, 2000, 106 min.

Estreno en españa

Dei Imagen

Dei

Tonino de Bernardi

Quizás la película de Tonino De Bernardi que más fama cosechó durante su periodo underground, Dei es una desbordante oda a la belleza del mundo. Llevando al límite su querencia por la contemplación extasiada de cuerpos, rostros y paisajes, el…

Italia, 1968-1969, 105min.

Estreno en españa

La favolosa storia Imagen

La favolosa storia

Tonino De Bernardi

Este tríptico, compuesto por Il vaso etrusco (1967), Bestiario (1967-68) e Il sogno di Costantino (1968), constituye uno de los filmes de referencia del cine experimental italiano. Mosaico de alusiones históricas, literarias y pictóricas presentes desde los títulos de cada…

Italia, 1967-1968, 92min.

Estreno en españa

Elettra Imagen

Elettra

Tonino de Bernardi

Elettra, financiada por la RAI TV de Piamonte, supuso la primera incursión de Tonino De Bernardi en el cine narrativo y en circuitos de exhibición más normalizados. Para la ocasión, escogió las campiñas y los habitantes de Casalborgone, la localidad…

Italia, 1987, 93min.

Estreno en españa

Lei Imagen

Lei

Tonino de Bernardi

Filme a caballo entre documental y ensayo ficcional, Lei se constituye a la manera de un puzzle en que sus piezas, más que acoplarse unas con otras formando un todo uniforme, interactúan, chocan y se contraponen de forma dinámica e…

Italia, 2002, 105 min.min.

Estreno en españa

Ifigenia in Aulide Imagen

Ifigenia in Aulide

Tonino de Bernardi

La tensión entre artificio narrativo y mirada documental continúa patente en los más recientes filmes del cineasta piamontés. Así, Ifigenia in Aulide (2018), su último largometraje hasta la fecha y cuyo estreno tuvo lugar en el festival de Rotterdam, contrapone…

Italia, 2018, 90 min.min.

Estreno en españa

Médée Miracle Imagen

Médée Miracle

Tonino de Bernardi

A lo largo de la carrera de Tonino De Bernardi, encontramos retratos femeninos complejos, desprejuiciados y llenos de matices que certifican el interés del cineasta por figuras de mujeres fuertes e independientes que luchan contra la opresión a las que…

Italia / Francia, 2007, 83 min.

Compártelo en...Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on Pinterest