Ir arriba

Filmadrid 2017: Día 10, Palmarés y Clausura

Y llegamos ya al última día de esta edición tan especial de Filmadrid. La última mañana también hubo encuentros en el Petit Palace. Como no podía ser de otra manera aprovechando su presencia en esta última etapa de Filmadrid, el honor de acudir como primer invitado del día a estos encuentros fue para el iraní Mani Haghighi. Para la ocasión también contamos con al presencia de Farshad Zahedi, historiador del cine afincado en Madrid que ha ayudado a preparar el ciclo de comedia y absurdo en el cine iraní, y que además realizó la función de traductor con Haghighi. Tras señalar que el término comedia absurda dentro de la cinematografía del país le suena extraño  hasta a él, puesto que la tradición es mucho más trágica, de mayor seriedad, y las obras siempre buscan enviar un mensaje (lo que Haghighi evita), comenzamos hablando con él de la tradición en el séptimo arte de su familia (su abuelo es Ebrahim Golestan, importante director iraní). Comentó Haghighi las ventajas que esto puede tener, puesto que ayuda a desmitificar todo ese mundo y luego es mucho más sencillo acercarte y sentirte cómodo en él, pero también tiene la presión de estar bajo la mirada de su familia, con su particular visión de entender el cine. Él decidió no estudiar cine, sino filosofía, en un intento de alejarse de ello para luego volver. Esto le ayudó a la hora de exponer múltiples voces en sus películas a través de los personajes, correspondiendo al público la interpretación de estas voces.

DChKjF7XgAAy2Gk

Entrando ya en terrenos de estilo, no se pudo pasar por alto el habilidoso ritmo de sus películas, que Haghighi explicó como un miedo personal a que el espectador se aburra. Mención aparte merece su original y novedoso trabajo con el reparto, que consiste en tres etapas: la primera, ensayos con tratamiento y diálogos con actores que no van a participar en sus películas para posibles observaciones y problemas. El segundo paso consiste en pequeños ensayos con los actores que finalmente si estarán en la cinta poco antes del rodaje (la noche de antes por ejemplo). Y finalmente el rodaje, según el realizador, la parte que menos le gusta de hacer películas. Hubo tiempo también de hablar de su último trabajo que además clausuró esta edición del festival, A Dragon Arrives!, cuya acción se sitúa en 1965, año muy importante ya que fue el estreno de Ladrillo y espejo, importante película de su abuelo, y de varias publicaciones artísticas más. En ese sentido, aseguró, la película puede ser vista como una mirada nostálgica al arte vanguardista iraní que destacó entre 1961 y 1979 pero que se perdió en revoluciones sociopolíticas, y aunque ya no se puede recuperar, siempre puede volver a verse a través de miradas como la que él realiza en la cinta. Para terminar, Zahedi decidió hacer un par de preguntas a Haghighi, comenzando por el uso de la naturaleza en su obra, amable en cineastas como Kiarostami y sus planos largos, pero violento y peligroso en su cine, con un uso del plano general para provocar efecto cómico (pues vemos a los personajes enfrentados a su absurda pequeñez). Por último, al ser preguntado sobre si su cine puede verse como una reinterpretación moderna de los mitos persas, algo que muchos críticos han comentado, Haghighi declaró que sus influencias no vienen de la cultura iraní, principalmente de autores como Albert Camus o Harold Pinter.

DChYxxdXcAENKnd

Para cerrar los encuentros de este año tuvimos el placer de hablar con Pablo Maravi, productor de la vanguardia Entzungor de Ander Parody presentada este año en la competición. Maravi se mostró muy agradecido con el Festival, que apoyó esta obra desde el principio. En ella, Maravi y Parody cogen a un personaje tradicional de la tradición vasca, el Ziripot (un cuentacuentos que malvive con lo que recibe por sus historias), y lo sacan de su contexto tipo para llevarlo a un lugar diferente, en este caso un pequeño pueblo de León, donde se ve incapaz de contar sus relatos. Ni siquiera tiene rostro. Para retratar esto, usaron tanto cinta Super8 como grabación digital, creando un contraste entre la contemporaneidad y el pasado de ese mito. Marivi comentó que rodar en película es muy costoso, tanto por dinero como por tiempo de revelado y montaje, pero había que hacerlo de este modo para respetar la mirada de Parody. La película habla también de la pérdida de la inocencia, algo que por suerte todavía conservan los dos responsables, puesto que realizar este trabajo ya de por sí demuestra que esa mirada inocente no se ha perdido. Tras comentar la importancia de las campanas, manejadas por un campanero sordo de 94 años que estaba encantado de hacerlo, nos depedimos de Maravi y del Petit Palace por este año, en el que los encuentros han sido de lo más especiales e interesantes.

20170617 casaarabe belenpurroy 07A las 17:30h, en La Casa Árabe, hemos podido volver a disfrutar de la presencia de Mani Haghighi. El cineasta ha presentado la que fue su primera película, Abadan, un trabajo de 2004 que filmó cuando todavía era un estudiante de cine. Grabada en digital, en ella encontramos desde un buen inicio los rasgos de su frenética y alocada personalidad fílmica. Desde los títulos iniciales de crédito hasta el final, la cinta se sumerge por un torbellino de géneros variando el tono continuamente sin respiro. Se esconde en última instancia, dentro del absurdo mostrado, una voz crítica y consciente de la realidad vivida en la sociedad iraní del momento. Al finalizar la proyección, los asistentes han podido charlar con el director, quien en el día de hoy, dentro del foco de comedia absurda iraní, ha proyectado su ópera prima así como su obra más reciente en el cierre del festival.

A las 20:00 todos nos movimos al cine Doré para disfrutar de las dos últimas proyecciones. Primero en la sala 2 totalmente llena con el pase especial de James Benning, de quien pudimos ver sus trabajos Fresh Air y Measuring Change, en la que Benning muestra su obsesión por el plano fijo ambiental y las tomas largas inabarcables hasta convertir la experiencia en algo hipnótico a la vez que nos enseña su mirada sobre ese vasto territorio que son los Estados Unidos. Sin duda una experiencia única que sirvió como aperitivo para la despedida que tendría lugar acto después, esta vez ya en una sala 1 con todo vendido también.

Clausura_Arosio 2

La clausura de una edición como la que ha tenido lugar este año no podía ser más que algo especial. Se notaba la emoción por parte de los responsables por todas las cosas importantes que ha transcurrido estos días. Tras las emocionantes palabras de Nuria Cubas y Fernando Vilchez, se procedió entregar el palmarés de este año. Había mucha expectación viendo el gran nivel de las películas que hemos visto este año. Para empezar, dentro de los Pasajes de cine, el premio otorgado por el jurado ECAM fue para Ceibas de Noé Rodríguez, que estuvo presente para recoger su premio, claramente emocionado.  En la competición Vanguardias, el premio del jurado Camira fue para On Generation and Corruption de Takashi Makino que este año no ha podido estar en el festival pero que mandó un emotivo video. El premio del jurado oficial de esta sección fue para el muy comentado Foyer de Ismail Barhi. Y ya entramos de lleno en la competición oficial y repartir los tres premios restantes. El premio Días de cine fue para Antiporno del inclasificable Sion Sono, mientras que el Jurado Joven decidió premiar a A Minha Juventude de Rita Quelhas. Por último, el jurado oficial otorgó por unanimidad el premio a The Impossible Picture de Sandra Wollner. Aunque las dos presentaron sus trabajos durante estos días en Madrid, no pudieron quedarse para recoger su premio, pero también mandaron sus respectivos videos de agradecimientos (impagable el de Quelhas, con Jonas Mekas). Aquí podéis leer la lista completa de ganadores y las menciones especiales.

Clausura_Arosio 8

Y para terminar, como hemos comentado anteriormente, una cinta que servía como clausura del festival y del foco de comedia y absurdo en el cine iraní, así como de la pequeña retrospectiva que le hemos dedicado a Mani Haghighi. A Dragon Arrives! es su último trabajo, y aunque durante la presentación de esta última proyección no dio demasiadas pistas a los espectadores, además de preferir dejar las preguntas en la mente del propio espectador y no hablar al final de la proyección, en él pueden verse sus rasgos de estilo con la progresiva evolución que ha ido sufriendo su filmografía, desde un nivel estético en el que alcanza la maestría, y un uso del absurdo y de la mezcla de géneros soberbios. Una experiencia única que sirvió como cierre perfecto para esta edición.

Fue un placer tener a Haghighi con nosotros estos días, del mismo modo que ha sido un placer recibir a todos los cineastas que han pisado la calurosa capital estos días en una edición que sin duda ha sido especial, tanto por las importantes secciones que se han conseguido, como por la estupenda respuesta que ha tenido la gente que ha venido a compartir esta experiencia tan bonita con nosotros. Esperamos veros a todos de vuelta el año que viene, para el que seguiremos trabajando incasablemente para que sea todavía mejor y más especial. Muchas gracias a todos.

Texto: Miguel Delgado y Luis Suñer

Fotografías: Belén Purroy, Roberto Arosio y Carlos Alonso 

Compártelo en...Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on Pinterest
, , , , , , , ,