Jang Woo-Jin trae a pantalla la reflexión del desgaste de un matrimonio de mediana edad. La melancolía y la desilusión obsesiona a ambos personajes en una noche fría en la que los problemas más profundos de la pareja saldrán a flote tras la pérdida de un teléfono y el deseo por reencontrarse con su pasado y recuperar el amor.

Winter’s Night cuenta una historia que empezó siendo de dos pero que ahora solo tiene una identidad, la del marido. Los continuos paralelismos y las escenas que, a priori, parece que llevan al pasado, treinta años atrás, denotan un argumento basado en la desesperanza que invade al amor con el paso del tiempo. Los escenarios serán los mismos que antaño, pero los sentimientos han cambiado. Los jóvenes que se observan durante el film aparecen como un recuerdo de lo que ellos han sido en ese mismo lugar. Realmente cumplen esa función de añoranza para ella, pero en un momento clave se revelan como personas reales para salvar a la protagonista de la relación asfixiante que tiene con su marido cuando el hielo se rompe bajo sus pies.

Jang muestra en toda su película un estilo minimalista, con una cámara estática que retrata la simplicidad de los escenarios y consigue un enfoque íntimo de la pareja, y donde los diálogos rompen con toda esa armonía. Los escenarios y la iluminación denotan ese vacío que ambos están atravesando como matrimonio, un ambiente nocturno y helado donde todo es frío; el agua que los separa es una metáfora de cómo se ha enfriado su relación con el paso del tiempo. En un momento dado, un plano general muestra el distanciamiento entre las almas de los que un día fueron jóvenes apasionados capaces de dejar en segundo plano el hielo de su alrededor. Ahora, el frío que los rodea es más protagonista que nunca. Es algo que se hace más notorio en el rostro de él cuando aparece borracho y cae de rodillas. Los primeros planos muestran un vaho sobrecogedor que expulsa por su boca: su interior está helado. Mientras, ella, impasible, solo puede observar la escena y pensar: ¿cómo has dejado entrar el frío tan dentro de ti?

Yolanda Moreno Martínez