Ir arriba

Filmadrid: día 6

Filipe Felizardo tocando en directo en Norte, el juicio del fuego, de Salomé Lamas. Fotografía: Carlos Alonso

Filmadrid sube en intensidad según pasan los días, y la sexta jornada se repartió a lo largo de la tarde en numerosas actividades. Mientras en el cine Doré se proyectaba la ganadora en Locarno From what is before, dentro del foco de Lav Díaz, en el cine Paz la Competición Internacional empezaba con O touro, de Larissa Figueiredo, un semi documental en torno al sebastianismo, el sentimiento de melancolía de los portugueses por la muerte del rey Sebastián en 1578, basado en una leyenda de la isla de Lençóis. Tras ella, se vio una de las películas más laureadas de la sección, Décor, del egipcio Ahmad Abdalla, de la que conviene saber lo menos posible.

10062015-cine-dore-lav-diaz-laura-arana-007

Proyección en el cine Doré de From what is before, de Lav Díaz. Fotografía: Laura Arana

 

Uno de los programas invitados de la sección Vanguardias (que de nuevo nos reunió en La Casa Encendida) más esperados era el de Arrietta mañana, organizado por Manuel Asín, director de la editorial Intermedio (que recordemos que regaló tres packs de Histoire(s) du cinèma en la proyección de Adiós al lenguaje), en el que la idea era ver la que hasta ahora era la última película del director Adolpho Arrietta, Vacanza permanente (2006). Sin embargo, la ocasión se tornó aún más especial si cabe cuando, hace unos días, Filmadrid anunció que la cinta que finalmente se vería iba a ser F.M. Banier filmé par A. Arrietta, la cual el director acabó hace 5 días. En este trabajo, Arrietta realiza un retrato del artista parisino François-Marie Banier, amigo suyo desde hace muchos años, que al mismo tiempo sirve como espejo para hablar de sí mismo. Los problemas técnicos, anunciados con antelación, como alguna descoordinación de subtítulos (ya avisada antes de la proyección), y el sonido aún no arreglado en postproducción, como los golpes de segundero de la cámara (que el propio Arrietta confesó que, aunque a veces quedaban bien por parecer que marcaban el paso del tiempo, no eran intencionados, sino fruto de la antigüedad del aparato), se compensaron sobradamente con un breve pero muy divertido coloquio, junto a Asín y los escritores Santiago y Andrés Rubín de Celis, en el que fuimos testigos de la particular personalidad del director, que afirmó estar encantado de poder compartir la película con nosotros por primera vez.

10062015 Arrietta en Casa Encendida Laura Arana 006

Adolpho Arrietta, con los hermanos Santiago y Andrés Rubín de Celis. Fotografía: Laura Arana

 

La Vanguardia 3 de este viaje que nos propone Filmadrid se exhibió ayer a las 20 horas con un lleno total. Es fascinante comprobar cómo cine en los márgenes de la creación puede ser disfrutado por todo tipo de público. Si entendemos el cine no como entretenimiento sino como obra artística; los caminos y las formas utilizadas deben tender a infinito. Los experimentos fílmicos deben ser como viajes astrales a la percepción sonora y auditiva, deben ser experiencias audiovisuales. De trayectos extravagantes y de fantasmas fílmicos hablaba esta selección de películas de menos de 40 minutos. Cinco obras que albergan trayectos inquietantes a los archivos fímicos, sonoros, a los exilios políticos y a las criaturas misteriosas. Como uno de los colectivos que presentaba uno de los trabajos: Los ingrávidos. Es cine de la ingravidez y de la experimentación. Impresiones para una máquina de luz y de sonido (de dicho colectivo), Sin Dios ni Santa María, de Samuel L. Delgado y Helena Girón (que estuvieron presentes en el evento), Field notes, de Vashti Harrison, Deep Sleep de Bashma Alsharif, y La fìevre de Safia Benhaim conformaban este programa.

20150610_SalomeLamas_CarlosAlonso-10

Proyección de Norte, el juicio del fuego, de Salomé Lamas, en La Casa Encendida. Fotografía: Carlos Alonso

 

El punto y final a este día largo y productivo lo puso la primera de las Vanguardias Live, Norte, el juicio del fuego, de la directora Salomé Lamas en colaboración con el guitarrista Filipe Felizardo. Estas muestras de arte vivo y urbano, en las que el entorno es fundamental, están concebidas para ser al aire libre, es decir, "para sacar el cine de las salas", como dijo Nuria Cubas. Sin embargo, por incidencias climáticas, la organización del festival prefirió asegurar la correcta proyección de la performance, y la trasladó de su situación original, el Campo de la Cebada, a La Casa Encendida, que la cedió la sala de audiovisuales de nuevo gustosamente. A pesar por tanto de no poder verse en las condiciones ideales, esta obra sensorial más cerca del videoarte que del cine convencional logró atrapar al público, en un aquelarre de música en directo e imágenes hipnóticas. Una de las experiencias más originales de Filmadrid.

Hoy a las 12h Lamas estará en la Escuela TAI para hablar junto a Juan Barrero y Lois Patiño de estos proyectos apasionantes que sin duda, diferenciarán Filmadrid de muchos otros festivales. ¡No os lo perdáis!

Texto: Jorge Fernández-Mayoralas Álvarez, Sofia Pérez y Miguel Delgado. Edición: Sofia Pérez

Compártelo en...Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on Pinterest
, , , , , , , , , , ,